viernes, 16 de marzo de 2012

Gracias por hacerme feliz.

Que después de tanto dolor me pase esto... 
Al principio pensé que no me merecía tener a un chico tan bueno a mi lado, no después de lo cabrona que fui con los anteriores,  pero me quedé pensando en la otra parte, la otra parte en la que yo también sufrí, dos años hecha polvo por un tío que no valía ni para eso, ni para echar un polvo valía.
He llegado a la conclusión de que sí, de que todos nos merecemos ser felices seamos como seamos, que cada persona tiene sus defectos y sus virtudes y de que él es quien me hace dejar los defectos empaquetados en cajas en el desván de mi ser y el que saca a relucir todas mis virtudes.
Es por él el motivo del brillo de mis ojos, de la gran amplitud de mi sonrisa, del volumen alto de mi risa, de mis suspiros de felicidad, de mis ruidos de placer, de mis lágrimas de alegría.
Sí, puedo decir que él es mi vida porque me hace reunir todas las formas más bonitas de vivirla, sobre todo siendo completa y absolutamente feliz. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario