viernes, 23 de diciembre de 2011

Feliz.

Es que ahora mismo no puedo ser más feliz.
Todavía desconfío, todavía no sé si esto es real o es otra gran mentira, pero en cuanto me olvido de pensarlo soy totalmente feliz. 
Ahora mismo no necesito absolutamente nada más. 

viernes, 16 de diciembre de 2011

Entrégate a la locura.

Y entonces algo en tu mente se activa y algo en tu corazón se desactiva. Te sientes perdida, mareada, triste y sola y tienes dos opciones: o te drogas... o te drogas. Te puedes drogar con drogas, o te puedes drogar con besos, puedes emborracharte para olvidar tus penas o puedes besar a mil tíos diferentes hasta dar con alguno con el que puedas también olvidarlas.
Cuando te sientes así, nada importa, entrégate a la locura. 

jueves, 8 de diciembre de 2011

Creo que me estoy enamorando.

Colarte por chicos desesperados que solo quieren liarse contigo y presumir de ti, enamorarte de alguien que te ve sólo como una chica con la que puede follar. Dar tú el cien por cien de ti, creerte todos los te quieros, creer que te quiere de verdad. El resultado de todo esto nada más que es dolor. 
Sí, mi abuela tenía razón cuando de pequeña me decía que en cuanto empezara con chicos empezaría a sufrir, tenía toda la razón del mundo. 
Cuando tenía ocho años estaba deseando empezar el instituto para salir con chicos, deseando ser mayor para divertirme, para sentir eso que todo el mundo pinta tan bonito que es el amor.
Al principio salía con chicos una semana o dos, me lo pasaba genial hasta que todo acababa, me entristecía un par de días y volvía a las andadas. Hasta que llegó él. Empecé igual que con los demás hasta que llegó un día en el que me di cuenta de era todo lo que yo había soñado. Me dijo que me quería y pensé en no separarme de él nunca, pensé que nunca le iba a dejar, pero lo que no pensé es que él todavía podría estar haciendo lo que yo hacía, salir con chicas una o dos semanas, divertirse y acabar. Así fue y así fue el comienzo de lo peor por lo que había pasado, el dolor de haber perdido a la persona a la que amas. Sí, me enamoré de él. A partir de ahí tenía dos opciones; o luchar por él, o intentar olvidarle. Opté por la segunda opción y no me dio para nada resultado. Es duro besar a alguien y estar pensando en ese otro alguien, pero más duro es aún pasarte esto no con uno, sino con unos cuantos.
Al cabo de un año volvió y mi mente empezó a pensar que quizás me echase de menos, que quizás se hubiera dado cuenta de que me quería y volví con él. Empecé, como bien enamorada que estaba, ilusionada adorando cada segundo que estaba con él. Luego las cosas se fueron torciendo, me fui dando cuenta de que no era oro todo lo que relucía, que no me había dado tiempo a conocerle de verdad y que no me quería en absoluto, que me veía solo como una chica a la que se podía follar. La lista de defectos creció y la de virtudes se quedó a cero. De esto me dí cuenta a la mitad del tiempo en el que estuvimos juntos, a la vez que me daba cuenta de las cosas que debía valorar y de las cosas que me gustaban de verdad. 
A parte de desenamorarme de él a la velocidad del rayo, me estaba colando por otro chico, tanto que cuando estaba con él pensaba en este otro e incluso le hablaba sobre él.
Seguí con él, pensé en que si de verdad me quería le iba a hacer daño cuando le dijese que esto se acababa y me alegré. Después de todo lo que sufrí no vendría mal darle la vuelta a la tortilla, aunque en realidad sabía que no iba a sufrir ni un poco por mí. 
No me dio tiempo puesto que fue él el que dio el paso y todo acabó. 
Después no me pasó como la vez anterior. No eché de menos nada absolutamente ni pensé en él. Lo único que sentí y siento es arrepentimiento de darlo todo por una persona que no me daba nada, ahora me arrepiento de no haberme guardado todo eso para el chico del que le hablaba, de ese chico del que me estaba colando y del que estoy colada ahora al estar cada día con él, con el que estoy saliendo y al que quiero.
Pienso que este es el único chico de todos con los que he tenido algo al que le gusto por como soy en todos los sentidos, él único que me quiere y el único que piensa de verdad en un para siempre. 
Me han fallado tantas veces, me he hecho siempre tantas ilusiones que del todo no estoy segura, solo necesito tiempo para comprobarlo.
Y no, este no es uno de esos chicos con los que empiezo, estoy una o dos semanas y todo acaba, creo que esto que siento es más fuerte que eso, porque mi mente hace planes de futuro, pienso a largo plazo y siento de verdad que le quiero, me es imposible imaginar una vida sin él. 
Además está cambiando mi forma de pensar, me estoy volviendo mejor persona al estar junto a él. 
Creo que me estoy enamorando y esta vez de la persona correcta.

lunes, 5 de diciembre de 2011

Le quiero.

¿Que por qué le quiero?
Por que sinceramente no hay nadie como él, no hay ningún chico mejor que él.
¿Que por qué le quiero?
Por que es el único que me demuestra cada día que me quiere aunque sea solo un poquito.
¿Que por qué le quiero?
Porque sí.