domingo, 17 de julio de 2011

Mi lobo.

Pienso que tenía que haber pensado antes de meterme en la boca del lobo... Al irse el lobo solo encontré un perro y un puñado de cachorros. Parecidos, pero no iguales, los lobos están en peligro de extinción y yo estoy dispuesta a cuidar de aquel lobo que tanto me gustaba, me gusta y me gustará siempre.
Me enamoré de aquellos ojos ambarinos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario