sábado, 16 de julio de 2011

Eres hasta una puerta.

Es cierto, cuando una puerta se cierra, se abren mil... Pero por muchas puertas que se abran, intentaré abrir la cerrada porque sé que lo que hay en las demás no va a ser mejor. Y no pararé hasta volver a abrirla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario