domingo, 12 de junio de 2011

Vuelve.


Me jodiste, sí, lo admito, salta a la vista. Fuiste el que me bajo los humos, el que me bajó la chulería, el que me enseñó que el mal que os hago yo, también lo podéis hacer vosotros. Fuiste el que cambió mi forma de pensar, el que me hizo ver que hay cosas mejores que vivir pasando de todo conformándose con cualquier mierda que se cruce en el camino. El que me enseñó que no se puede estar con alguien por pena, que no se puede aguantar la chulería gratuita de otros y que no hay que arrastrarse por alguien por mucho que te guste. Fue de ti del que aprendí que una cabrona como yo puede llegar a enamorarse. Y supongo que me merezco esto que acarreo desde hace tanto tiempo... Sí, me merezco toda esta mierda, por todo el daño que les hice. Todo lo que se va, siempre vuelve.
Y por esa regla de tres espero que algún día vuelvas, pero ya sin rencores, y que me vuelvas a enseñar lo que es amar, que ya se me está olvidando porque solo funciona contigo. Vuelve por favor
...

No hay comentarios:

Publicar un comentario